Archivo

julio 2019
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

« | Principal | »

Si quieres conservar la cabeza, mantenla agachada. Pero imagino que tú -una Tudor, una Bolena- correrás el riesgo de perderla de todas formas.

Por bminguito | 25 agosto 2010

Ana Bolena y la pastelera real de Suzanna Dunn

Las novelas para conocer todos los secretos de los Tudor

¿Que no haría una madre a punto de ser asesinada para que su hija no tuviera un mal recuerdo de ella? ¿Qué no haría una madre que presiente que su hija al quedarse sola en el mundo va a verse influenciada por su entorno, y al final va a terminar despreciando su recuerdo? El sentimiento es el mismo para una madre del siglo XXI como para una madre que es reina y vive en el siglo XVI. ¿Quién no ha oído hablar de Ana Bolena y de cómo fue decapitada? Aún hoy corre la legenda de que  su fantasma decapitado se aparece en la capilla de San Pedro de la Torre de Londres.
Ana Bolena o “Ana de los mil días” que así fue como quedó marcada en los anales de la historia porque ese fue el tiempo que duró su reinado, fue injustamente acusada de adulterio e incesto con su propio hermano por su esposo el rey Enrique VIII. En “Ana Bolena y la pastelera real” Suzannah Dunn recrea la figura de Ana Bolena veinticuatro horas antes de ser asesinada. Ella siente que todo está perdido, sabe que va a morir y en sus últimos pensamientos solo la martiriza lo que su hija pueda llegar a pensar de ella. Es tal su angustia que el día anterior a su muerte escribe una carta a su hija Isabel. La atormenta pensar que la niña crezca creyéndose todas las mentiras urdidas por su padre, un hombre extremadamente peligroso, de un poder ilimitable capaz de deshacerse  de todo aquello que se interpone en su camino, y le impide conseguir sus objetivos. El último párrafo de la carta es muy revelador:
“Debería aprovechar la ocasión para darte algún consejo maternal, ¿no crees? Sé lo que debería decir: si quieres conservar la cabeza, mantenla agachada. Pero imagino que tú  -una Tudor, una Bolena- correrás el riesgo de perderla de todas formas, algún día, así que te diré esto: sé hija de tu madre, y mantenla bien alta.”
La tragedia de Ana Bolena fue convertirse en estorbo para el monarca. Ya no le era útil, sencillamente porque no podía darle un hijo varón y a eso se sumó el nuevo capricho del rey, Jane Seymour.
Esta es la historia que nos cuenta Suzannah Dunn en “Ana Bolena y la pastelera real”. Paralela a la vida de Ana Bolena, la obra nos cuenta la de Lucy Cornwallis, la pastelera de palacio y cómo los caprichos de un rey misógino sin ningún tipo de escrúpulo ni sentimiento hacia nada ni nadie que no fuera él mismo truncó la felicidad de ambas mujeres.
La trama de “Ana Bolena y la pastelera real” nada tiene que ver con pasteles. Si de pasteles se tratara podríamos hablar metafóricamente del propio pastel que Enrique VIII cocinó el mismo utilizando como ingredientes todo aquello que se encontraba a su paso y que creía podría serle útil para adornarlo y hacerlo lo más sabroso posible, y de esa forma endulzar el paladar y ganarse el favor de quien más le convenía.

Categorias: Biografía, Divulgación, Novedades, Novela histórica | Sin comentarios »

Comentarios

*